Hacer que la cirugía sea accesible para todos

Hacer que la cirugía sea accesible para todos

En Rods&Cones, nuestro objetivo es hacer que la cirugía sea accesible para todo el mundo. Esa ha sido nuestra misión desde el principio.

Después de saber que tantas personas no tienen acceso a la atención médica adecuada, decidimos estructurar nuestro modelo de negocio de forma que se garantice la reutilización de nuestras gafas inteligentes en el mundo en desarrollo.

Tomemos el continente africano: con una población de 1.200 millones de personas. Se calcula que aproximadamente 95% no tienen acceso a una cirugía segura y asequible. Además, los pacientes de este continente tienen el doble de probabilidades de morir tras una intervención quirúrgica en comparación con la media mundial, a pesar de que el índice de complicaciones es similar al de la media mundial.

Esto no es aceptable. Debemos actuar ahora.

La situación actual

Antes de COVID, era habitual que los médicos occidentales prestaran asistencia sanitaria y realizaran operaciones quirúrgicas en los países en desarrollo durante dos semanas al año. Aunque es estupendo que hayan podido dedicar su tiempo tan generosamente, ¿qué pasa con las otras 50 semanas del año, en las que estos pacientes no tienen acceso a los especialistas?

El Estudio de Resultados Quirúrgicos en África (ASOS, por sus siglas en inglés) informó de que el "personal quirúrgico especializado" (el número total de anestesistas, cirujanos y obstetras especializados por cada 100.000 habitantes) era entre 20 y 50 veces inferior al número mínimo recomendado para proporcionar una atención quirúrgica segura. Esto significa que más del 80% de África tiene menos de un anestesista especializado por cada 100.000 habitantes.

Además, la mayoría de las muertes se producen después de que los pacientes abandonen las salas de cirugía. Esto podría deberse a lo que se denomina "fallo de rescate", que es cuando los pacientes que desarrollan complicaciones no son identificados a tiempo. La formación inadecuada y la escasez de personal son factores posibles en este caso. Las enfermedades también requieren una respuesta rápida, por lo que es esencial dotar a los médicos locales de gafas inteligentes para que los funcionarios médicos y las enfermeras puedan hacer frente a las condiciones de forma segura y eficaz.

África es sólo un ejemplo. Vemos situaciones como ésta en todo el mundo. Más de 500.000 personas mueren en los países en desarrollo por todo tipo de problemas pequeños y evitables que requieren una intervención mínima, como la apendicitis. Pero, por desgracia, sin la formación y el equipo adecuados, morirán más personas.

Por eso creo que el trabajo que estamos haciendo en Rods&Cones ayudará a miles, si no millones, de personas de todo el mundo a tener el acceso adecuado a los profesionales adecuados.

El largo camino por delante

Si podemos proporcionar nuestras gafas inteligentes a un profesional de la salud, que luego puede acceder a nuestra plataforma y hablar con un especialista experimentado, entonces, sólo tal vez, somos capaces de evitar otra muerte innecesaria.

Actualmente estamos trabajando en la renovación de miles de gafas inteligentes. Tras un año de uso, cada par se redistribuye en iniciativas sanitarias asequibles: ese es nuestro compromiso.

Con el simple uso de las gafas inteligentes Rods&Cones, los médicos pueden ayudar a salvar vidas al instante sin necesidad de desplazarse, lo que es especialmente crucial en nuestro mundo COVID-19 en el que los hospitales están a pleno rendimiento y con poco personal. Si podemos contribuir a salvar esa brecha ayudando a los hospitales a conectarse a distancia con más médicos de todo el mundo, nuestro trabajo se convertirá en mucho más que una solución cómoda.

Artículos relacionados

Hable con un comercial