Hasta que llegue la ayuda: Experiencia quirúrgica siempre disponible

Ser cirujano puede parecer una profesión solitaria, pero en el quirófano nunca se está realmente solo. Sobre todo, cuando se dispone de una solución de asistencia remota. Lo cierto es que, tanto si se trata de un procedimiento planificado como imprevisto, a veces surgen complicaciones y se necesita la orientación de un experto para garantizar el mejor resultado para el paciente.

Pero, ¿y si el especialista local está ocupado en otra operación? ¿Y si es de madrugada y está durmiendo? ¿O si la operación tiene lugar en un lugar remoto y el experto más cercano está a kilómetros de distancia? El tiempo es oro, y los retrasos cuestan vidas.

Por qué importa el tiempo

Desde hace más de 10 años se sabe que recorrer largas distancias hasta un hospital puede aumentar la tasa de mortalidad de los pacientes con enfermedades potencialmente mortales. Un estudio publicado por la revista Emergency Medicine Journal (EMJ) indicaba una 1% aumento de la tasa de mortalidad por cada 10 km de distancia recorrida en línea recta.

Teniendo esto en cuenta, es fácil ver la importancia de una intervención quirúrgica oportuna y precisa en las urgencias, sobre todo si un especialista concreto no se encuentra in situ o no está disponible. Pero el tiempo también puede ser un factor en las operaciones rutinarias, cuando los cirujanos se encuentran con un obstáculo en su trabajo -ya sea de conocimientos, de habilidad o una complicación imprevista- que requiere una segunda opinión sobre un detalle o una técnica concretos.

En ambos casos, recibir a tiempo el asesoramiento de un experto en el quirófano puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

Salvando las distancias

Para los cirujanos que operan en lugares remotos, donde los conocimientos especializados no están disponibles localmente, se hace necesario llevar asesoramiento externo al quirófano. Esto es cierto incluso para los cirujanos que trabajan en un hospital universitario o en un centro médico más grande, que sí tienen cerca los conocimientos especializados que necesitan. Y es que, debido a factores externos como la hora del día o las apretadas agendas, no siempre es posible conectar con el experto adecuado en el momento oportuno. Y el tiempo corre.

Suponiendo que sea posible localizar a un experto en la materia, una llamada telefónica facilita la conversación, pero una transmisión de vídeo en directo, la visión de los procedimientos desde el punto de vista del cirujano y una comunicación de audio bidireccional significan que el experto a distancia también puede guiar el trabajo de su colega en el quirófano, sin necesidad de desplazarse ni de operar. Tanto si están en el mismo edificio como si se encuentran en otro continente, una solución de asistencia remota puede ayudar a salvar las distancias y los conocimientos quirúrgicos.

Experiencia a la carta 24 horas al día, 7 días a la semana

Llamar a un colega con más experiencia para pedirle su opinión profesional puede ser útil, pero tenerlo en el quirófano es aún mejor. Por supuesto, en caso de emergencia no hay nada mejor que un experto en la sala, pero ¿y si no está disponible de inmediato? Hay dos opciones: sentarse y esperar o traer a un experto a distancia.

Supongamos que el experto local no está en el hospital y está de guardia. Cuando reciban la llamada, podrían tardar 30 minutos o más en llegar al lugar, y otros 10 minutos más o menos en prepararse. Nos enfrentamos a un retraso de unos 45 minutos.

Mientras tanto, gracias a la solución de asistencia remota Rods&Cones, el equipo quirúrgico del quirófano podría ponerse en contacto con otro experto disponible situado en otro lugar del mundo, para asegurarse de recibir asesoramiento a la carta mientras esperan. Y no sólo eso, si la situación se vuelve repentinamente más urgente, el experto a distancia podría empezar a guiar a su colega a través de un procedimiento.

Cuando el especialista llega al quirófano en persona, puede ayudar a supervisar los procedimientos o incluso prestar asistencia si es necesario. Lo importante es que no se haya perdido tiempo y que el paciente haya recibido el mejor tratamiento posible en el plazo más breve posible.

¿Le interesa aportar su experiencia 24 horas al día, 7 días a la semana y bajo demanda a un quirófano o a un hospital de campaña? Agendar Demo.

Hable con un comercial