Un segundo par de ojos expertos en el quirófano gracias a la tecnología remota

Cirujano que realiza cirugía laparoscópica con tecnología de asistencia remota que proporciona un segundo par de ojos para obtener resultados óptimos para el paciente.

Hay una buena razón por la que los pilotos vuelan en parejas. Utilizan el principio de los 4 ojos, para que dos expertos puedan ponerse de acuerdo sobre una línea de actuación antes de que ésta se lleve a cabo. En cambio, los cirujanos tienden a tomar decisiones solos durante la intervención. Sin embargo, a veces otro par de ojos puede ayudar a confirmar decisiones críticas y garantizar resultados óptimos para el paciente.

La toma de decisiones en el filo de la navaja puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. El problema es que a veces no se dispone de otro par de ojos, o éstos se encuentran fuera de las instalaciones o en otro lugar. Es entonces cuando la tecnología de asistencia remota puede salvar distancias físicas y garantizar que los cirujanos reciban una segunda opinión cuando más la necesitan.

Por qué es necesario

Cuando se sube a un avión, hay dos pilotos. El copiloto trabaja con el piloto, proporcionándole asistencia y una segunda opinión cuando es necesario. Es la seguridad del doble cierre. Aunque la aviación y la cirugía son profesiones muy distintas, ambas requieren una toma de decisiones crítica para evitar lesiones o la pérdida de vidas. Tanto desde el punto de vista del cirujano como del paciente, el principio de los cuatro ojos tiene todo el sentido. Entonces, ¿por qué no es una práctica habitual?

El coste es un factor importante. En el quirófano hay muchos profesionales sanitarios, pero sólo un cirujano jefe. Es demasiado caro tener a dos cirujanos principales en la sala a la vez. ¿Y si no fuera necesario? La tecnología de asistencia remota puede llevar a un segundo cirujano -ubicado en cualquier parte del mundo- al quirófano sin tener que entrar. Esto significa que el cirujano principal nunca tiene que "caminar" solo. 

Ver los beneficios

La tecnología de asistencia remota es mucho más rentable que traer a un segundo cirujano al quirófano. Mediante un ordenador y una plataforma segura de asistencia remota con comunicación bidireccional, un experto externo puede proporcionar un segundo par de ojos en los momentos críticos de la cirugía. Tener una mano sobre el hombro les da la seguridad de tomar la decisión correcta. Ahora el cirujano principal puede pedir una segunda opinión cuando más la necesita.

Ningún cirujano quiere que sus pacientes sufran complicaciones que podrían haberse evitado con una mejor toma de decisiones durante la intervención. El principio de los 4 ojos aporta claridad y reduce la probabilidad de cometer errores. No sólo aporta tranquilidad al cirujano que opera, sino que conduce naturalmente a una mejor atención al paciente y a la reducción de costes tanto en la sanidad pública como en la privada. Esto es especialmente cierto en el caso de los centros médicos remotos, donde la única forma de llevar a determinados especialistas quirúrgicos al quirófano es traerlos en avión desde otro lugar.

Principio de los 4 ojos remotos en cirugía

"Creo que el servicio a distancia Rods&Cones puede aportar el principio de los 4 ojos: un segundo cirujano en la sala, para que el cirujano nunca tenga que andar solo".

 Profesor Jaap Bonjer, Catedrático de Cirugía y Jefe del Departamento de Cirugía, Centro Médico Universitario de Ámsterdam

El profesor Jaap Bonjer sugiere que el uso de servicios de asistencia a distancia, como Rods&Cones, podría evitar complicaciones temidas. Una de ellas es la lesión del conducto biliar durante una colecistectomía laparoscópica, un procedimiento habitual en cirugía general.

Proporcionar un segundo par de ojos durante la cirugía permite al cirujano tener asistencia y una segunda opinión cuando surgen complicaciones. Además, la adopción progresiva de la plataforma Rods&Cones en la práctica quirúrgica diaria generará más datos sobre resultados clínicos beneficiosos.

Mejores resultados para todos

La tecnología remota permite a los cirujanos entrenar y orientar a sus colegas desde fuera del quirófano. Así, cuando se producen situaciones de alto riesgo en la mesa del cirujano, no tiene por qué haber un coste elevado para mitigar los riesgos potenciales. Lo cierto es que, con la tecnología actual, es más fácil que nunca contar con un segundo par de ojos expertos en el quirófano y garantizar los mejores resultados tanto para los cirujanos como para sus pacientes. 

Vea lo que Rods&Cones puede hacer por su quirófano. Vea las ventajas para clientes sanitarios.

Artículos relacionados

Hable con un comercial