Retorno de la inversión: Por qué es más importante que nunca para la sanidad

Retorno de la inversión_ Por qué es más importante que nunca para la sanidad

El retorno de la inversión (ROI) ha sido durante mucho tiempo una preocupación comercial. Sin embargo, en cierta medida se ha introducido en nuestra vida cotidiana y cada vez se utiliza más en el sector sanitario.

Pero eso no quiere decir que los hospitales consideren a los pacientes una especie de activo negociable. Ni mucho menos. Tampoco significa que el personal sanitario tenga que cumplir unas "cuotas" de carácter comercial. En este contexto, el ROI está relacionado con la consecución de mejores resultados para los pacientes utilizando los recursos disponibles -espacio, personal y equipos- de la mejor manera posible.

Esto incluye también el papel que desempeñan los profesionales de la tecnología médica a la hora de asesorar a los cirujanos sobre la mejor manera de configurar los dispositivos utilizados -desde endoprótesis hasta articulaciones artificiales de cadera-, lo que hasta hace muy poco significaba que los representantes tenían que estar físicamente presentes en cada una de las intervenciones quirúrgicas programadas en su región.

Ineficiencias manifiestas

Incluso antes de que se produjera la pandemia de COVID-19 -y de que se restringiera el acceso a los quirófanos- estaba claro que había ineficiencias evidentes que resolver en la tecnología médica y en todo el panorama sanitario.

Por ejemplo, tener a numerosos representantes de ventas constantemente en la carretera, recorriendo grandes distancias entre hospitales simplemente para ofrecer asesoramiento en persona durante media hora como máximo, no era en absoluto eficiente en términos de tiempo, costes o energía.

La geografía era un problema importante. Cuantos más hospitales hay en una región, más cirugías hay que atender. En consecuencia, se necesitaba más personal profesional de tecnología médica para atender las cirugías.

Teniendo en cuenta el elevado coste de la formación de los profesionales y el tiempo dedicado a casos concretos, así como el escaso volumen de visitas que los representantes podrían realizar en una semana normal, en conjunto el retorno de la inversión podría mejorar mucho.

Pero no había otro remedio, al menos hasta que aparecieron tecnologías como nuestras gafas quirúrgicas inteligentes.

Conexión de expertos: En cualquier lugar

Cuando un representante de tecnología médica trabaja desde casa, suele tener que ponerse al día con el correo electrónico, las llamadas, etc. Pero ahora, gracias al acceso remoto por vídeo, puede hacer su trabajo desde prácticamente cualquier lugar. Pero ahora, gracias al acceso remoto por vídeo, pueden hacer su trabajo desde prácticamente cualquier lugar.

Además de poder mantener consultas iniciales por videoconferencia, si el cirujano con el que trabajan lleva unas Smart Surgery Glasses, el representante puede ver exactamente lo que ve el médico, en tiempo real.

Cada incisión, inserción de producto e instrumento utilizado pueden ser vistos por los representantes con la misma claridad que por los propios cirujanos. De este modo, los representantes sólo tienen que estar conectados el tiempo exacto que sea necesario: 2 minutos o 2 horas. Sin desplazamientos. Sin esperas.

Cualitativa y cuantitativa

De este modo, el ROI es tanto cualitativo como cuantitativo. Con acceso inmediato a los quirófanos y gracias al tiempo ganado trabajando a distancia, los representantes pueden literalmente duplicar -o incluso triplicar- el número de cirugías a las que asisten en una sola semana.

Desde un punto de vista cualitativo, se anula por completo la necesidad de que los representantes estén atados por la geografía. De hecho, les permite especializarse en un campo concreto y llegar a cualquier cirujano en cualquier parte del mundo.

Este modelo también es escalable. Cuando aumenta el número de cirugías, con los Smart Surgery Glasses, el número necesario de expertos en dispositivos de tecnología médica solo tiene que entrar y salir según sea necesario.

El efecto en los resultados de los pacientes 

Cuando las personas más cualificadas trabajan juntas en una intervención quirúrgica, los resultados positivos para los pacientes están asegurados. Cuando ese proceso se racionaliza para que sea más eficaz en el tiempo y rentable, también se beneficia la parte empresarial de la medicina.

En última instancia, cuanto más eficaz sea la participación de los representantes de ventas, y cuantas más cirugías atiendan a distancia en un solo día, más pacientes estarán ayudando.

Así de sencillo.

Hable con un comercial